La hora del calçot - Huerto San Antonio
calçotada madrid, calçotada, sierra norte, sierra norte madrid, huerto san antonio, huerto san antonio calçotada
15926
post-template-default,single,single-post,postid-15926,single-format-standard,theme-bridge,bridge-core-2.1.2,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,columns-4,qode-theme-ver-19.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive

La hora del calçot

No encontramos mejor manera, para estrenar nuestro blog, que hablar de una de vuestras actividades favoritas en Huerto San Antonio: la calçotada.

A estas alturas, podemos pensar que ya sabéis qué es un calçot -esa cebolleta tierna, blanca y dulce que se cocina a la brasa y se sirve con salsa romesco o salvitxada-, así que vamos a descubrir algunos de las anécdotas o curiosidades que convierten a este vegetal en el rey de la temporada invernal.

El pasado fin de semana preparamos alrededor de 710 calçots, lo cual equivale a 71 de nuestras raciones. Pero, ¿os imagináis a una sola persona comiendo una cantidad casi tan elevada?

Eso es lo que ha ocurrido en la tradicional Fiesta de la Calçotada en su 35ª edición. El barcelonés Adrià Wegrzyn ha vuelto a ganar el Concurso de Comer Calçots al ingerir 200 calçots, un total de 2,4 kg. No obstante, no es su máxima gesta: Adrià llegó a comer 310 calçots en 2018.

Como no queremos que os empachéis antes de hora, mejor hablamos del origen y producción de los calçots que ofrecemos en Huerto San Antonio.

Nuestros calçots provienen directamente de la localidad de Valls, provincia de Tarragona, y se cultivan bajo estrictos controles de calidad que han permitido adquirir el distintivo de Indicación Geográfica Protegida (IGP), reconocido por la Unión Europea.

De esta manera, la comercialización de estos calçots debe garantizar una zona blanca de 15 a 25 cm de largo, con un diámetro de entre 1,7 y 2.5 cm medido a 5 cm de la raíz.

Respecto a la forma de cocinarlos y servirlos, en Huerto San Antonio seguimos con la tradicional teja, para que conserven todo su calor a la hora de pelarlos y sumergirlos en la salsa. Las brasas que se conservan tras la preparación de los calçots, se utilizan para cocinar la carne y alcachofas que completan el menú.

Muchos nos habéis preguntado por el secreto de nuestra salsa, cremosa y con mucho sabor, e incluso nos han pedido comercializarla. No obstante, estamos convencidos de que, de esta manera, perderíamos el componente artesanal y todo el cariño como ingrediente principal.

No podemos revelarte todos nuestros ingredientes y forma de prepararla, pero por supuesto te animamos a que la pruebes y trates de descubrir cómo la hacemos.

Si te han entrado ganas de probar nuestros calçots, no dudes en reservar mesa y venir a Huerto San Antonio.

¡Que aproveche!

🙂